Avisar de contenido inadecuado

A los 100 años de la Orden Carmelita Descalza en el Perú

{
}

 

 

“Tendrás más facilidad para cumplir tu deber al pensar en la ayuda que te prestaban tus hermanos y en la que dejas de prestarles, si no eres fiel.” 

CAMINO

San José María Escrivá

 

Por José Luis Díaz Gutiérrez

El inicio de una historia de entrega y recogimiento se remonta a 1911 año en que la congregación de los Carmelitas Descalzos llega al Perú. La apertura a un trabajo ofrecido a Dios.

Es en merito a ello que esta Orden ha editado una revista conmemorativa para celebrar sus glorioso centenario en tierras peruanas, la publicación denominada Santa Teresita  está a cargo del Vicario regional del Perú y de la Orden celebrante. Es importante resaltar que esta revista fue fundada en 1925 y que hasta el año 1981 se dejó de publicar, pero en mérito de tan grande festividad se ha renovado para salir anualmente.

El servicio, el amor y la entrega a la vida contemplativa tienen sus inicios en una pequeña comunidad  en la ciudad de Trujillo, un 21 de noviembre de 1911 “Los principios, en la obra de Dios, son generalmente modestos; una vida sencilla y pobre, llena de ilusión por abrir una presencia y un camino nuevo a la familia de Teresa de Jesús, que recién se habría paso en estas tierras del Perú…”

Posteriormente se abrirían paso otras fundaciones, como fue la obra y el deseo de nuestra madre Teresita de Jesús. A la primera fundación le siguió otra en el Valle de Chicama: Santiago de Cao (1915), hacienda de Cartavio y Chiquitoy (1916), Magdalena de Cao, Chocope (1917), posteriormente en el cercado de Lima se funda Santiago Apóstol (1920) y así muchas otra mas casa asignadas a la orden, que tienen como menester la oración, la ayuda y el servicio a Dios.

El surgimiento de los Carmelitas data del siglo XII en el Monte Carmelo en Israel, con un grupo de eremitas que en los comienzos de 1200 piden a San Alberto de Jerusalén que le redacte una regla de vida. “…se inspira en el profeta Elías, que había sido asociado con el Monte Carmelo y la vida de los primeros eremitas toman a Santa María Virgen, como Madre y hermana. Esa influencia se puede ver por las palabras de Elías en la cima del Carmelo: Ardo de amor celoso, por el Señor Dios de los ejércitos (1Re19, 10). Después de cincuenta años de vida, los ermitaños Carmelitas se vieron obligados a dejar el Monte Carmelo y se establecieron en Europa. En el siglo XVI se inicia una reforma, que fue animada por los santos Teresa de Jesús y Juan de la Cruz.  La nueva Orden se conoce como los Carmelitas Descalzos.[1]

La hermana fundadora, santa carismática y Doctora de la Iglesia, Santa Teresita de Jesús, tuvo como principios de vida la serenidad, la sencillez y la sinceridad. Una guía espiritual y sobre todo vocacional para sus hermanas más jóvenes que convivieron con ella en los claustros para rendir culto a Dios, “… La misión de Teresa en medio de sus hijas consiste en ayudarles a vivir, cada una de modo personalísimo e irrepetible, su propia experiencia.”

Santa Teresita de Jesús, nació un 28 de marzo de 1515 en Ávila, España, su nombre original es Teresa Sánchez de Cepeda y Ahumada. De padres muy devotos, justos, y caritativos; la santa ingresa al convento de la Encarnación un 2 de noviembre de 1535. Santa Teresita de Jesús funda en un periodo de 20 años 17 conventos en diversas ciudades de España, escribe 4 libros (el Libro de la Vida, el Camino de Perfección, el Libro de las Fundaciones y Las Moradas entre otros escritos y cartas) la santa hermana falleció un 4 de octubre de 1582 en Alba de Tormes. Beatificada en 1614 por Paulo V y finalmente Canonizada por Gregorio XV  el 12 de marzo de 1622.

Tras cumplir 9 meces de su entierro se abrió su féretro, el ataúd estaba podrido, lleno me tierra y moho, la ropa de la santa de la misma manera; pero sin embargo el cuerpo estaba intacto, sano y entero, como si lo hubieran enterrado recién.

 Al quitarle los vestidos se pudo ver que el cuerpo estaba intacto, mostraba una vitalidad sorprendente, al momento de cambiarle los vestidos, la casa donde estaba siendo cambiada se llenó de un aroma grande y maravilloso. Al colocar el cuerpo en un arca en el mismo lugar donde estaba, se le sustrajo el brazo izquierdo, del cual destilaba aceite.

El cuerpo de la Madre Teresa de Jesús fue desmenuzado, el pie derecho y parte de la mandíbula superior están en Roma, parte de la mano izquierda en Lisboa; la mano derecha, el ojo izquierdo, dedos y trozos de carne esparcidos por España y por toda la cristiandad; su brazo derecho y su corazón se conservan en los relicarios de Alva de Tormes con lo que queda de su cuerpo. Proclamada santa en 1622. Doctora Honoris Causa por la Universidad  de Salamanca y en 1970 proclamada Doctora de la Iglesia y posteriormente Patrona de los Escritores Españoles.

“Gran mal es que ande un alma sola entre tantos peligros. Paréceme a mí que si yo hubiera tenido con quien tratar todo esto, que me ayudara a no tornar a caer, siquiera por vergüenza, ya que no la tenía de Dios. Por eso aconsejaría yo a los que tienen oración, en especial al principio, que procuren amistad y trato con otras personas que traten de lo mismo. Es cosa importantísima aunque no sea sino ayudarse unos a otros con sus oraciones…”[2]

 

Nada te turbe;

nada te espante;

todo se pasa;

Dios no se muda,

la paciencia

todo lo alcanza.

Quien a Dios tiene,

nada le falta.

Solo Dios basta.

 

Eleva tu pensamiento,

al cielo sube,

por nada te acongojes,

''nada te turbe.''

 

A Jesucristo sigue

con pecho grande,

y, venga lo que venga,

''nada te espante.''

 

¿Ves la gloria del mundo?

Es gloria vana;

nada tiene de estable,

''todo se pasa.''

 

Aspira a lo celeste,

que siempre dura;

fiel y rico en promesas,

''Dios no se muda.''

 

Ámala cual merece

bondad inmensa;

pero no hay amor fino

sin ''la paciencia.''

 

Confianza y fe viva

mantenga el alma,

que quien cree y espera

''todo lo alcanza.''

 

Del infierno acosado

aunque se viere,

burlará sus furores

''quien a Dios tiene.''

 

Vénganle desamparos,

cruces, desgracias;

siendo Dios tu tesoro

''nada le falta.''

 

Id, pues, bienes del mundo;

id dichas vanas;

aunque todo lo pierda,

‘‘Solo Dios basta”.

 

Finalizo estas pocas líneas en honor a santa Teresita de Jesús, deseando el fomento de la comunión con los santos y en especial de nuestra santa hermana, la cual está siempre dispuesta a interceder por los corazones justos y arrepentidos ante nuestro señor Jesús. Así también invitarlos a adquirir la revista conmemorativa Santa Teresitaque está a la venta en la puerta de la Iglesia de las Nazarenas (Avenida Tacna Lima-Perú) atan solo s/. 5 nuevos soles. Asimismo es sumamente importante resaltar que tendremos la visita de nuestra Hermana Santa Teresita del 30 de agosto al 30 de noviembre en los claustros de la misma Iglesia.



[1]Revista Santa Teresita 2011

[2]Libro de la Vida. Santa Teresa de Jesús

{
}
{
}

Comentarios A los 100 años de la Orden Carmelita Descalza en el Perú

Buen día Felicitaciones por su sitio web, el motivo de mi correo es para invitarle a realizar un intercambio de enlaces con mi sitio web de Diseño de Páginas Web, consiguiendo que mis visitantes entren también en su site.
La información de mi sitio web es:
Titulo: Diseño Web Perú Sitio
Web: http://jeimage.com/blog
Puedo añadir su enlace en mi directorio http://jeimage.com/blog/link/ Si está deacuerdo con el intercambio envieme el título, descripción, link y sección en la que desea que aparezca su sitio web, o puede llenar sus datos en mi directorio. 
Reciba un cordial saludo, Patty Yáñez
patty patty 10/11/2011 a las 20:56

Deja tu comentario A los 100 años de la Orden Carmelita Descalza en el Perú

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre